Agencias/AFP/Giebra, Suiza

Este martes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lamentó que varios países de Europa como Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido, levantaron «brutalmente» sus restricciones anti COVID-19 y ahora viven un claro aumento de los casos debido a la subvariante BA.2.

En una rueda de prensa en Moldavia, el director de la OMS para Europa, Hans Kluge, dijo que la situación epidemiológica del continente debe vigilarse, pero aseguró que seguía manteniendo su «optimismo».

El número de casos de COVID está aumentando en 18 de los 53 países del área europea de la OMS.

«Los países en los que observamos un aumento particular son el Reino Unido, Irlanda, Grecia, Chipre, Francia, Italia y Alemania», dijo Kluge. «Estos países han levantado las restricciones brutalmente», según el funcionario de la ONU.

El número de nuevos casos en Europa había descendido desde finales de enero, pero ha repuntado al iniciar marzo.

En los últimos siete días se han registrado más de 5.1 millones de nuevos casos y 12 mil 496 muertes en zona europea de la OMS, lo que eleva a casi 194.4 millones los contagios desde que empezó la pandemia, y a más de 1.92 millones los decesos.

Los epidemiólogos explican el incremento de casos en la predominancia de la sub-variante de ómicron BA.2, un 30% más contagiosa -pero no más peligrosa- que su predecesora, la BA.1.

La quinta ola observada en Europa aún no ha terminado y los expertos apuntan a la «desenvoltura» de las políticas (de salud pública) en Europa, a las que ya han acusado de levantar la guardia demasiado rápido en anteriores olas. «En este momento, soy optimista pero vigilante», afirmó Kluge.

Como punto positivo, «hay un gran capital de inmunidad (…) gracias tanto a la vacunación como a las infecciones», señaló. Asimismo, con el invierno terminado, «la gente se reunirá menos en espacios cerrados», agregó.

Pero además, la variante ómicron «es menos virulenta en las personas totalmente vacunadas con una dosis de refuerzo», incluso si «en los países con menor tasa de vacunación sigue siendo una enfermedad que mata», señaló Kluge.

«Vamos a tener que convivir con el COVID aún durante un tiempo, pero eso no quiere decir que no podamos acabar con la pandemia», aseguró.

This div height required for enabling the sticky sidebar