Agencias/AP/Estados Unidos

Aunque las elecciones en Estados Unidos apuntan a ser de “pronóstico reservado”, los republicanos parecen encaminados a importantes victorias en las elecciones de mañana martes y están llamando al electorado a “castigar” a los demócratas por los altos índices de inflación y por el aumento de la delincuencia en ciertas partes de esa nación.

En tanto, el presidente Joe Biden y sus dos predecesores demócratas más recientes advirtieron que los triunfos republicanos podrían “socavar el futuro mismo” de la democracia estadounidense.

Lo cierto es que más de 39 millones de personas ya han votado en unas elecciones en las que se decidirá el control del Congreso y de varias gubernaturas.

Biden hacía campaña en los suburbios de Nueva York el domingo, mientras que los expresidentes Barack Obama y Bill Clinton hicieron sus últimas apariciones apenas el sábado.

El representante Sean Patrick Maloney, director de las campañas demócratas en la Cámara de Representantes, está en una reñida contienda por su escaño del Norte de la Ciudad de Nueva York. Pero insistió ayer domingo en que a los demócratas “les irá mejor el domingo de lo que la gente cree”. Añadió que su partido “no es perfecto” pero “somos adultos responsables, que creemos en la democracia”.

“Creo que esta contienda será sumamente reñida y creo que todos los que estén preocupados por el extremismo de este movimiento MAGA — el racismo, el antisemitismo, la violencia — tienen que salir a votar, y no me refiero sólo a los demócratas, sino también los independientes y los republicanos razonables”, expresó Maloney en el programa “Meet the Press” de la NBC, en referencia al eslogan «Make America Great Again” (“Hagamos grande a Estados Unidos otra vez”) del ex presidente Donald Trump.

Cámara de representantes y senado, los premios

Para los demócratas a nivel nacional, la atención se centra en el destino de su estrecho control de la Cámara de Representantes y el Senado.

Los votantes podrían castigar al partido que controla la Casa Blanca y el Congreso en medio de la creciente inflación, la preocupación por la delincuencia y el pesimismo sobre el rumbo del país. La historia indica que el partido en el poder sufre importantes pérdidas en las elecciones intermedias.

La primera dama Jill Biden acudió a misa el domingo mientras hacía campaña por los demócratas en Houston.

“Hay tanto en juego en esta elección”, declaró. “Debemos alzar la voz en temas de justicia y democracia”.

La vicepresidenta Kamala Harris, de campaña en Chicago, declaró: “Estos ataques contra nuestra democracia no sólo tendrán un impacto directo en la población de todo el país, sino posiblemente en todo el mundo”.

Dijo que la democracia estadounidense “sólo será tan fuerte como nuestra voluntad para luchar por ella, y es por eso que estamos todos aquí… porque estamos preparados para luchar por ella”.

El discurso de Biden a la mitad de su mandato se centra en la defensa de los principales logros legislativos de su gobierno, al tiempo que advierte que el derecho al aborto, el derecho al voto, la seguridad social y Medicare están en peligro si los republicanos toman el control del Congreso.

Obama, quien acompañó a Biden en Filadelfia el sábado, señaló que generaciones de estadounidenses murieron por la democracia y que “no se puede dar por sentada”.

Biden dijo por su parte que “tenemos que reafirmar los valores que nos han definido durante mucho tiempo”.

«Los comicios de este martes definirán la visión que queremos cumplir para el futuro de los Estados Unidos»

Donald Trump realizó un mitin el domingo en Miami con la esperanza de que sólidos resultados republicanos durante la jornada electoral generen impulso para su candidatura en 2024, la cual tiene previsto lanzar este mes.

“Probablemente tenga que hacerlo de nuevo, pero manténganse al pendiente”, manifestó Trump, promocionando un evento que tiene programado para el lunes con el candidato a senador por Ohio, JD Vance. “Tenemos un gran, gran mitin. Así que estén pendientes mañana (hoy) por la noche en Ohio”, adelantó.

Trump también le dijo a la multitud que “todos los estadounidenses libres y afectuosos deben entender que el momento para defenderse de esta creciente tiranía de izquierda es ahora”, e hizo un llamado a sus partidarios para que rechacen a los “maniáticos radicales de izquierda”, añadiendo que los hispanos brindarán un sólido respaldo a los candidatos republicanos.

Trump lleva mucho tiempo afirmando falsamente que perdió las elecciones de 2020 porque los demócratas hicieron trampa, e incluso ha empezado a plantear la posibilidad de un fraude electoral este año. Las agencias federales de inteligencia están advirtiendo de la posibilidad de violencia política por parte de extremistas de derecha.

This div height required for enabling the sticky sidebar