Agencias/AP/Chicago

Las temperaturas apenas subieron a los 32 grados centígrados durante un par de días en Chicago, Illinois, pero ya hay víctimas mortales.

El hallazgo de los cadáveres de tres mujeres en un edificio de viviendas para ancianos este mes llevó a las autoridades municipales a buscar respuestas a interrogantes que se supone serían abordadas tras una ola de calor de mayor duración e intensidad que dejó más de 700 muertos hace casi tres décadas.

Ahora, la ciudad -y el país- enfrentan la realidad de que debido al cambio climático, las olas de calor pueden azotar casi cualquier parte, no sólo en pleno verano y no ser largas necesariamente.

La oficina del forense del condado Cook no ha determinado las causas de las muertes de las tres mujeres, cuyos cadáveres fueron encontrados el 14 de mayo, pero se presume que fue por deshidratación debido a la fuerte ola de calor que azota a la localidad.

This div height required for enabling the sticky sidebar