Por Eugenio Ortiz Carreño/Bahía de Banderas

La pandemia tuvo un fuerte impacto en el sector laboral local, ya que solo en Bahía de Banderas se perdieron más de 9 mil empleos y en Puerto Vallarta, la pérdida ascendió a más de 14 mil puestos de trabajo que ya no se recuperaron y generó pésimas condiciones de trabajo para los que se mantienen.

Lo anterior es el resultado de una investigación de académicos universitarios, quienes han encontrado que el sector hotelero, restaurantero y comercial se quejan de falta de mano de obra calificada, pero el fondo del problema es que en la recontratación de personal, las empresas no mejoran las condiciones laborales de los trabajadores y, al contrario, las condiciones son trabajar durante vacaciones y con menores salarios.

La problemática se abordó en el Tercer Conversatorio del Grupo Interdisciplinario Ciudades Turísticas, sobre el tema “Vulnerabilidad Social de los Trabajadores del Sector Turístico”, tomándose como base el caso de Cancún, aunque es una problemática nacional e incluso mundial.

En el conversatorio, que se llevó a cabo este lunes, participaron la doctora Maribel Osorio Mabe Cindy y Priscila Sosa, esta última con residencia en Cancún y quien hizo una minuciosa investigación sobre las consecuencias de la pandemia en el ámbito laboral.

AFECTACIONES EN LA REGIÓN

En el estudio se puso en claro que a partir de la pandemia se registraron tantos despidos, que en toda la región de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas ascendió a más de 23 mil vacantes y con el ingrediente adicional de que a las empresas no les convino recontratar al personal.

De ahí que no haya mano de obra calificada ni con experiencia porque los directivos buscan contratar gente que no tenga antigüedad, para que les cueste menos a las empresas y ese es el tema de fondo.

Las condiciones laborales son malas, pues las empresas exigen condiciones como los días solidarios, menos salarios y todas las prestaciones que los empresarios turísticos han esquivado y no se han recuperado.

PROBLEMA NACIONAL

Esto no es propio de Puerto Vallarta ni de Bahía de Banderas, si no es un problema nacional, según se desprende de la investigación realizada durante casi seis meses por la doctora Priscila Sosa, quien afirma que la investigación permite afirmar que la precariedad del empleo se observa no solo en las economías periféricas, sino en centrales.

En suma, se califica como una “grieta” lo que ha causado la pandemia en las empresas y entre los trabajadores y afectó al 90 por ciento de la planta laboral, ya que solo un 5 por ciento de los trabajadores conservaron sus puestos de trabajo y sus salarios.

Para el mayor porcentaje de los trabajadores, la pandemia ha constituido una auténtica experiencia o una lección de vida y un reto a superar aunque para otros la apreciación es que ha tenido un costo de vida muy alto.

Las medidas afectaron a los trabajadores al 80 por ciento y, como consecuencia, tanto meseros como guías de turistas y vendedores de tours ahora están en la informalidad.

This div height required for enabling the sticky sidebar