EDITORIAL VALLARTA OPINA

La organización Mexicanos Primero presentó este miércoles los avancen de resultados de un estudio que refleja la desigualdad de aprendizaje entre las y los estudiantes que lograron mantener algún contacto con sus maestros y los que no.

Como parte del estudio se plantean cinco puntos que, inevitablemente, tendrían que cumplirse para tratar de garantizar un regreso a clases presenciales seguro y profesional, pensando en la recuperación académica y emocional de los estudiantes, para quienes no será nada fácil el retorno a las aulas.

La organización hace un nuevo llamado a las autoridades educativas y, por supuesto, al gobierno federal para preparar, durante el periodo vacacional de verano, un regreso seguro, sustentable y sobre todo como restitución de derechos.

El estudio hace hincapié en aprovechar el periodo vacacional para estructura un regreso adecuado y seguro, en el cual la presencialidad permita a niñas, niños y jóvenes recuperar los aprendizajes perdidos por el encierro de más de un año.

Se antoja como un verdadero reto para las autoridades educativas en nuestro país, dado que no se caracterizan precisamente por escuchar las recomendaciones que hacen organismo y asociaciones civiles. Más bien parece que hacen todo lo contrario. En suma, no se dejan ayudar por la sociedad civil que sufre y padece las con secuencias de sus decisiones y de sus acciones.

Katia Carranza, investigadora en Mexicanos Primero explicó que, con la evidencia recolectada entre las y los estudiantes más vulnerables, se concluyó que hubo gran esfuerzo de las familias en tiempo, dedicación y dinero para poder mantener contacto con sus maestras y maestros.

Y aquí es en donde hay un punto interesante y es que hubo un mayor logro de aprendizaje entre quienes pudieron mantener contacto directo con sus docentes, más que aquellos estudiantes que siguieron las actividades con su maestras y maestros a través de dispositivos electrónicos. Es un hecho que la virtualidad jamás superará a la presencialidad, por más que los futuristas se empecinen en afirmarlo.

“La evidencia muestra que para las condiciones de México no hay sustituto real a la presencia plena en las escuelas y, por ello, el interés superior de la infancia exige a todas y todos prepararnos decididamente para lo que viene”, sentencia la organización Mexicanos Primero y estamos de acuerdo.

Es así que Mexicanos Primero hizo un llamado a las autoridades educativas de los estados, incluidos Jalisco y Nayarit, para seguir la evidencia y preparar el regreso en cinco puntos:

1).-Que se alisten las escuelas, con protocolos y participación.

2).-Que haya formación para las y los maestros, tomando la ruta socioemocional e invirtiendo más y mejor para lo que viene.

3).-Que se ajuste la estrategia pedagógica para la recuperación, de manera que no quede sólo en repaso, sino que se realice evaluación diagnóstica a cada estudiante de forma individual y se trabaje en los aprendizajes fundamentales.

4).-Que se destine presupuesto focalizado y transparente, principalmente en lo que corresponde a la inversión de La Escuela es Nuestra.

5).-Que haya una estrategia nacional de búsqueda y reconexión de ausentes, para que no aumente el abandono con toda su cadena de males sociales.

Ahí están los cinco puntos que deberán tomar en cuenta las autoridades educativas del país y en cada estado de la República. Lo dicen los especialistas, el regreso a clases presenciales será cada vez más complicado si no se atiende de manera integral el rezago educativo que de por sí venía arrastrando nuestro sistema desde hace muchos años. Es así que será complicado el regreso a clases presenciales, pero no imposible si se invierten voluntad política, tiempo y recursos económicos.

This div height required for enabling the sticky sidebar