El periódico de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas

Reporteros Vallarta Opina en Línea

Puerto Vallarta

En estas épocas, las reuniones familiares son mortales. Un verdadero peligro para la vida de quienes asisten, desde luego con las mejores intenciones.

Ya que alguno o varios pueden contagiar al resto de sus seres queridos con COVID-19, y si de menos causa daños graves a los pulmones, también puede terminar con la vida de alguien.

Esta situación ha sido de sobra advertida por las autoridades en distintas campañas.

Donde se recomienda pasar fechas festivas en casa y no reunirse para evitar más contagios.

Sin embargo, la muerte del compositor Armando Manzanero viene a reflejar la poca obediencia de la sociedad a estos anuncios.

Apenas hoy la hija menor del difunto cantante, Mainca Manzanero, reveló que fueron ellos quienes lo contagiaron.

Pues todos sus hijos y familia le hicieron una fiesta en Oaxaca en su cumpleaños pasado, a mediados de noviembre.

A partir de la cual varios familiares se Manzanero dieron positivo a COVID-19.

Por lo que alguien de la familia infectó al valor dado cantante, quien falleció ayer.

Tristemente, la muerte de un gran autor de canciones románticas se pudo haber evitado y no fue por causas naturales.

“La verdad es que los síntomas me dieron muy leves, he estado encerrada obviamente por seguridad y por precaución, pero efectivamente en cuanto mi papá salió positivo…habíamos venido de un viaje familiar que fuimos a festejar su cumpleaños a Oaxaca, al salir él positivo, todos tuvimos que hacernos la prueba, no traía muchos síntomas, traía una gripa. No pensábamos realmente que fuera el coronavirus, cuerpo cortado, malestar, pero nada más”, dijo Mainca.

Este caso solo viene a comprobar que las reuniones familiares justo ahora pueden ser mortales para algunos.

This div height required for enabling the sticky sidebar